¿SE PUEDE IMPROVISAR EN EL TRADING?

William Shakespeare dijo una vez: «Las improvisaciones son mejores cuando se las prepara».

Estoy totalmente de acuerdo con esta frase. Puede sonar a rigidez pensar que uno tiene que hacer siempre las cosas de forma planificada, sin dar cabida a poder improvisar y sin dejar que las cosas fluyan de forma espontánea. Pero una forma de hacer totalmente improvisada si no hay una preparación de base y una planificación, es andar como un «pollo sin cabeza».

 

¿Creéis que, por ejemplo, un atleta de maratón cuando empieza una carrera no lo tiene todo medido? Podemos pensar que en este caso, cuando se da el pistoletazo de salida, el atleta solo tiene que correr y ya llegará. Ni mucho menos. Muchos lectores que hayan competido en una prueba similar, sabrán lo necesario que es preparar bien este tipo de pruebas, no solo en lo que concierne al antes de la carrera, es decir, pensar en la ropa que llevaré, en la ingesta de carbohidratos antes del día de la prueba…sino también en lo que debemos hacer durante la carrera: el ritmo medio aproximado que debo llevar para que en el km. 30 no nos topemos con el famoso «muro», cada cuánto debo beber y comer, decidir si tomar sales o no…

Un buen corredor de maratón pasará toda la prueba controlando estos factores sabiendo que el cumplimiento de su planificación será condicionante de su éxito. Por tanto, un atleta durante su competición, ¿lo deja todo en manos de la improvisación? Para nada.

Un gran conferenciante puede hacer sus ponencias de forma natural y fluida, pareciendo que esté hablando tranquilamente con sus allegados más cercanos y mostrando unos conocimientos en su materia y una capacidad de transmitir de 10. ¿Acaso creemos que detrás de todo esto no hay horas y horas de preparación? Tal vez ya lleva 20 años dando conferencias y la experiencia le lleva a no tener tanto trabajo previo a estas alturas, pero en sus primeros años, ¿cuántas horas le habría dedicado para llegar a alcanzar tal capacidad comunicativa?

En el trading, este tema aún adquiere mayor relevancia.

Operar en los mercados financieros parte de la premisa de que nos movemos en un mundo basado en la incertidumbre. ¿Pero acaso no es todo así? ¿O tenemos el poder de ver el futuro?

No sabemos lo que ocurrirá. Sea cual sea la operativa que hagamos, cuando analizamos un activo nos basamos en la información del pasado para identificar unos niveles, establecer unos escenarios probables y en base a eso unido a nuestras estrategias, operar según el precio se vaya desarrollando.

¿Está el movimiento del precio controlado? ¿Sabemos lo que hará? Nunca. Ni lo podemos saber ni lo necesitamos saber para poder operar.

Ahí está la incertidumbre, el trabajar sobre un marco con todas las posibilidades encima de la mesa. Pero sí sabemos o debemos saber cómo interpretar sus movimientos para estimar qué es lo más probable que pueda suceder dado cierto comportamiento del precio.

Este escenario tan incierto en el precio no es por ello excusa ni motivo de que nosotros, como operadores, debamos dejar también nuestra actuación en manos de la improvisación.

Está claro que dependerá de qué haga el precio el hecho de que tomemos una decisión u otra, de ahí la importancia de hacer una buena lectura de éste. Pero una vez eso interpretado, nuestros siguientes pasos no deben ser improvisados.

El atleta de maratón, sabe que debe beber cada X tiempo. No es una decisión aleatoria. Lo ha probado durante muchos meses y es consciente de que si lo hace así, tendrá alta probabilidad de que su cuerpo siga funcionando correctamente con la hidratación adecuada y le permita continuar con la prueba en buenas condiciones.

Nosotros tenemos un sistema de trading. Esa es nuestra arma, es nuestra guía de actuación para no hacer las cosas de forma improvisada.

Nuestras reglas, que ya han sido probadas y conocemos que tienen una probabilidad a nuestro favor de que cumpliéndolas tengamos un correcto ratio de acierto, serán las que han de ayudarnos a que la improvisación no forme parte de nuestra operativa en los mercados financieros.

Conocer qué queremos ver en el precio para plantearnos una posibilidad operativa (contexto y estructura), cómo vamos a entrar en el mercado (set-up), dónde pondremos el stop loss (con la gestión monetaria adecuada) y dónde estableceremos nuestro objetivo de salida/s, nos ayudarán a que esa improvisación no aparezca.

No está en nuestras manos el movimiento del precio, pero sí lo está cómo nosotros actuaremos sea lo que sea que haga éste, sabiendo además, que tampoco es garantía de que obtengamos el éxito en cada operación. Solo son probabilidades.

Un corredor de maratón también sabe que aún cumpliendo toda su planificación en carrera, comiendo y bebiendo correctamente, vigilando el ritmo… hay posibilidad de que su cuerpo no responda bien ese día por cualquier otro factor fuera de su alcance y control y no termine la prueba o no la termine en el tiempo previsto y deseado. Cierto es que también podrá tener un plan B, es decir, si algo no funciona correctamente, tener previstas ciertas actuaciones que le permitan gestionar algunos imprevistos y terminar la prueba de la mejor forma posible dadas las circunstancias de ese día. Pero algunas veces, ni aún así lo conseguirá y tendrá que abandonar. Es consciente de ello, lo tiene asumido y jamás podrá hacer nada, por mucho empeño que le ponga, por evitar que en algunas pruebas esto suceda.

Nosotros, como traders sabemos que aún haciendo las cosas según nuestro sistema y operando bien, el movimiento del precio es incierto y algunas operaciones saldrán perdedoras.

Podemos también tener ese «plan B», algún tipo de gestión activa de nuestras posiciones, un trailing stop que nos ayude a poder obtener cierta rentabilidad o no perder aún cuando el precio no llegue a nuestro objetivo de salida. Pero habrá otras veces que perderemos lo asumido en nuestro stop loss. Y tampoco podremos evitarlo por mucho trabajo que hagamos y por muy buen sistema que tengamos.

El movimiento del precio es incierto pero nuestra actuación ante él no debe serlo. La improvisación no ha de ser nuestra brújula en los mercados.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

De acuerdo con lo establecido por la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, doy mi consentimiento a que estos datos sean incluidos en el tratamiento de dato Usuarios y/o suscriptores web del que es titular Judith Julià Garcia, que puedan ser utilizados con las finalidades de Aportar conomientos a través de un blog y no podrán ser cedidos.

Declare así mismo estar informado sobre los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición que podré ejercitar.

 

Translate »