PREFIERO EL DOLOR DE LA DISCIPLINA QUE EL DOLOR DEL PESAR

Esta semana me dijeron una frase que me encantó: “prefiero el dolor de la disciplina que el dolor del pesar”.

Esta afirmación, aunque en un primer momento no lo veamos, tiene unas implicaciones fundamentales para quién lo dice.

 

Muchos ya sabéis que, para llegar a tener regularidad en los beneficios en nuestra operativa, hay que pasar por muchas fases.

Dentro de estas fases, damos un gran paso hacia adelante cuando pasamos de hacer operaciones sin ningún criterio ni orden, totalmente de forma improvisada y sin reglas, a hacer trading de forma sistemática, con unas premisas establecidas y siguiendo su esquema.

Este paso lleva implícito ese dolor a la disciplina. ¿Por qué sentimos dolor?

Porque nos cuesta hacer aquello que no nos apetece. Nos es difícil seguir una dieta, nos cuesta, algunos días, hacer deporte, nos cuesta por las mañanas levantarnos para ir a trabajar… no todo lo que hacemos durante el día, lo hacemos porque nos encanta. Muchas veces tenemos que hacer un esfuerzo para realizar todas estas cosas. Es normal.

Pero debemos hacerlas. Hemos de introducir ese componente de la disciplina para cumplir con nuestras obligaciones y/o nuestros objetivos.

Si tenemos un propósito, no se conseguirá gratis. Habrá que ponerle ganas y empeño. Y a veces costará porque no nos gustará lo que tenemos que hacer.

Por tanto, podemos concluir que la disciplina provoca “dolor”.

Cuando hacemos trading, si tenemos alguna pretensión de querer llegar a ser consistentes, hemos de aplicar la disciplina si o si a nuestra operativa.

Y esa disciplina está en contra totalmente de lo que nos apetecería hacer: entrar mucho al mercado (sobreoperación), buscar grandes ganancias en una operación (excesivo apalancamiento), no perder (dejar correr las pérdidas por no querer ejecutar el stop), que nuestra orden llegue siempre al objetivo previsto (si se da la vuelta no ejecutar nuestro trailing stop)…

Ponernos reglas para crear ese marco de disciplina a nuestro trading, impide hacer lo que por nuestra naturaleza humana, nos gustaría hacer, que es todo lo comentado anteriormente.

Pero todas estas actuaciones, ya sabemos por nuestra experiencia, que solo nos llevan a una cosa: al dolor del pesar, a esa tristeza, disgusto, arrepentimiento por hacer las cosas mal.

Pero, ¿qué preferimos? ¿El dolor de la disciplina o del pesar?

¿Cómo llegar a ese punto donde uno ya puede decir y más importante sentir de verdad que prefiere el dolor de la disciplina a la del pesar?

Pues mucho me temo que sintiendo unos cuantos dolores del pesar…

Ya sabemos que el hombre es el ser que tropieza dos veces con la misma piedra y así es. Nos cuesta aprender las duras lecciones, pero que nadie se venga abajo, se aprenden.

A veces cuesta más, en otros casos cuesta menos. Algunos tienen que pagar un precio alto, otros más bajo. Pero, el 99% de los que nos acercamos a este mundo (dejo un 1% por si hay alguien muy afortunado), llegamos a sentir ese daño, en nuestra economía, en nuestra confianza y en nuestra persona.

Pero llega un momento en que sabemos perfectamente lo que tenemos que hacer para conseguir buenos resultados en el trading. No nos podemos poner excusas ni engañarnos a nosotros mismos, eso ya se acabó.

Ya no estamos en nuestros inicios, es hora de ponerse las pilas. Ya no podemos hacer lo que nos apetezca, porque ya sabemos lo que eso comporta, las consecuencias que tiene.

¿Hasta cuándo lo vamos a permitir?

¿Qué más tiene que pasar para que demos un golpe encima de la mesa y pongamos punto y final a nuestro trading improvisado y sin reglas?

¿Sabemos, verdad, que esto no nos llevará a nada? ¿que no conseguiremos nuestro objetivo, nuestro sueño, si seguimos por este camino?

Pues ya es hora de coger papel y boli y empezar a escribir nuestras reglas operativas, nuestro sistema de trading y no volver a permitirnos hacer lo que queramos.

¿Queremos ser dueños de nuestro destino?

Pues es el momento. Toca trabajar.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

De acuerdo con lo establecido por la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, doy mi consentimiento a que estos datos sean incluidos en el tratamiento de dato Usuarios y/o suscriptores web del que es titular Judith Julià Garcia, que puedan ser utilizados con las finalidades de Aportar conomientos a través de un blog y no podrán ser cedidos.

Declare así mismo estar informado sobre los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición que podré ejercitar.

 

Translate »