EL CAMBIO EN NOSOTROS, HARÁ CAMBIAR NUESTRO TRADING

«Aunque nada cambie, si cambio yo, todo cambia». Marcel Proust.

Hay una cosa que debemos tener claro en el mundo del trading: es posible llegar a ser consistente y depende de nosotros. Aprende cómo funcionan los mercados y todo lo que ello implica. Siéntate y ponte cómodo, porque el camino es largo. Cultiva la paciencia. Permítete el tiempo necesario para ello, haciendo una cuidadosa gestión monetaria. Y trabaja una cualidad imprescindible: la persistencia.

Fijaros que todo ello tiene una característica común: depende de nosotros.

Pero claro, ¿por dónde empezamos? Porque si seguimos haciendo lo mismo, no habrá cambio alguno. Aprovechando que es septiembre y que es como un momento del año que a muchos nos parece el inicio de los cambios, de nuevos proyectos y rutinas, os propongo un ejercicio personal para, de alguna forma, empezar una nueva etapa en vuestro trading, si os encontráis estancados en algún punto de este largo camino.

Coged vuestra agenda y programar una reunión con vosotros mismos de unas dos/tres horas de duración. Aseguraros que no habrá interrupciones y que podréis estar 100% concentrados.

Coged una hoja de papel, poned de título «LO POSITIVO» y reflexionad sobre estos aspectos:

Formación: escribid en qué nivel creéis que estáis, qué es lo que habéis aprendido este tiempo de trading, qué se os da bien, dónde veis que tenéis un punto fuerte…

Temas personales externos: de vuestra vida cotidiana, qué os es favorable para avanzar en el trading: una vida laboral compatible, apoyo familiar, un espacio adecuado en casa donde podéis estudiar y hacer trading de forma tranquila y concentrados…

Análisis de las operaciones: estudia tus últimas 20 operaciones. Analiza una por una y desgránala en esas 5 partes que ya comenté en un vídeo a finales de junio: «Cómo operar en bloques de operaciones». De este trabajo, extrae la siguiente información: ¿qué punto crees que haces mejor? ¿El análisis previo, la entrada, la gestión de la posición, la salida de ella o tu gestión monetaria? ¿Por qué?

Temas personales internos: con todo lo anterior analizado, ahora explícate qué cualidad tuya resalta más cuando operas en los mercados.

Bien, al terminar esta parte, coge otra hoja de papel, le ponéis de título «LO NEGATIVO» y reflexionad sobre los mismos aspectos, pero desde la visión negativa:

Formación: qué te falta. Qué es lo que crees que si aprendieras o mejoraras, daría un salto cualitativo a tu trading.

Temas personales externos: cuál/es son los aspectos que más os perjudican y afectan de vuestra vida personal al trading: no tener tiempo suficiente, no disponer de un lugar adecuado para operar, no tener el apoyo de los nuestros…

Análisis de las operaciones: con ese mismo trabajo anterior que ya está hecho, ahora veamos cuál/es son los puntos donde más fallamos y saquemos conclusiones de por qué.

Temas personales internos: con todo lo hecho, ahora reflexiona cuál es tu defecto que más se manifiesta en los mercados.

Ya tenemos terminada la primera parte. Sabemos lo que tenemos ahora por ahora, favorable para el trading. Y sabemos aquello en lo que más fallamos y debemos mejorar o aquello que nos perjudica en nuestro camino.
Ahora vamos a coger la tercera y última hoja de papel, a la que llamaremos «EL PUENTE».

Con lo escrito en una y en la otra hoja, reflexiona y escribe en esta tercera hoja, dentro de cada apartado, una posible solución a cada aspecto negativo que has nombrado en la hoja «LO NEGATIVO», crea ese puente que te llevará a la consistencia.

Formación: podríamos por ejemplo, buscar libros que traten aquello que nos falta comprender, buscar material en forma de vídeos, crear una rutina de seguimiento de webs, analistas,… que nos vayan transmitiendo información y conocimientos…

Temas personales externos: no hay nada imposible si uno quiere hacerlo. Busquemos soluciones realistas y prácticas: si salimos de casa para trabajar a las 7:00 y volvemos a las 20:00, pues tal vez no podamos hacer scalping. ¿Pero acaso es el único tipo de operativa que existe? Tal vez el swing trading es más compatible con tu actividad. Si no tienes una habitación exclusiva para operar, pero en el momento en que tú operas, hay una habitación que está bastante aislada de ruidos, habilita un pequeño espacio en ella, para que puedas operar tranquilo.

Análisis de las operaciones: ahora ya sabes en lo que fallas. ¿Es el punto 2? ¿te anticipas en la entrada? Créate un check list con todas las premisas que tu entrada debe cumplir para poner la orden en el mercado y oblígate a darle el visto bueno antes de entrar la operación. ¿Es la gestión monetaria lo que está haciendo que tu cuenta cada vez sea más pequeña? Establécete unas reglas en este sentido, una pérdida máxima por operación, un número de operaciones máximas al día, una pérdida máxima semanal y/o mensual…

Temas personales internos: ese defecto tuyo que más te perjudica en los mercados y que probablemente es el que te esté causando tus fallos en el punto anterior, ponle cara, ponle una imagen. Y créate, de la forma que tú creas más apropiada (en un folio, en el ordenador..) ese dibujo que lo represente. Ponle un nombre. Y antes de empezar a operar, colócatelo cerca y lo miras de frente. Piensa que esa cosa es la que se está interponiendo entre conseguir tu objetivo en el trading (con todos los sueños que ello conlleva) y no conseguirlo. Dile que hoy no aparecerá, que tú serás más fuerte que él. Hazlo cada día.

Bien. Con todo el trabajo hecho y los diferentes planes de acción preparados, toma el compromiso de:

– Analizar cada día después de tu operativa, tu hoja «EL PUENTE» y enfócate en qué has hecho hoy para acercarte cada vez más a los objetivos y qué has hecho para alejarte de ellos.

– Al final de cada semana, analiza lo sucedido en ella para ir corrigiendo y reconduciendo errores de cara a la semana siguiente.

– Márcate otra fecha en el calendario para dentro de un mes, desde que hiciste el primer trabajo y déjate otra vez, un espacio de tiempo. Con todo el análisis anterior y lo sucedido en el mes, vuelve a hacer lo mismo, analiza cada uno de esos 4 aspectos y comprueba los cambios, valida qué ha cambiado en esa hoja «EL PUENTE» y márcate nuevos planes de acción, sigue avanzando.

Menudo trabajo, ¿verdad? ¿Os acordáis de lo que decíamos al principio del artículo? Si cambio yo, todo cambia. Eso sí, ni sucede por arte de magia, ni es rápido: paciencia y PERSISTENCIA.

Se puede ser consistente, sí, pero tiene un precio: trabajar muy duro.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

De acuerdo con lo establecido por la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, doy mi consentimiento a que estos datos sean incluidos en el tratamiento de dato Usuarios y/o suscriptores web del que es titular Judith Julià Garcia, que puedan ser utilizados con las finalidades de Aportar conomientos a través de un blog y no podrán ser cedidos.

Declare así mismo estar informado sobre los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición que podré ejercitar.

 

Translate »