¿CÓMO EVITAR EL MIEDO EN EL TRADING?

Empecemos preguntándonos, ¿es malo sentir miedo?

 

En algunos momentos de nuestra vida, sentimos miedo. Imaginemos que estamos haciendo una excursión por la montaña, el cielo se empieza a nublar y una tormenta nos viene encima, con sus rayos y sus truenos. Sentimos miedo, pero ¿qué hará ese miedo? Protegernos, nos cubriremos con ropa impermeable e intentaremos buscar cobijo hasta que dicha tormenta cese. El miedo activa en nosotros un mecanismo de alerta y protección, hasta un nivel es bueno y positivo. Pero otra cosa es traspasar los límites del miedo, ahí es donde empiezan los problemas.

En el trading el miedo se produce porque tenemos miedo a perder. Pero, ¿siempre se nos activará el miedo cuando operamos? ¿no hay una solución para evitarlo o disminuirlo?

Sí, la hay. Os voy a explicar algo que ya comenté en el artículo de la semana pasada y lo ampliaré aportando mi experiencia.

El pasado viernes (anterior artículo en Investing), os explicaba que una de las causas que activaba el miedo en el trading era la gestión del riesgo. Y así es, esa, para mi es la clave de no sentir miedo en los mercados, una de las claves para lograr la consistencia y lo que a mi, me hizo situarme, por fin, en el camino correcto.

Yo he operado y lo sigo haciendo en day trading y en swing, dando prioridad a este último, puesto que es en lo que me siento más cómoda y en lo que disfruto más. Y aprovecho para aconsejar, en mi humilde opinión, que aquellos que se inicien, empiecen por el swing, aprenderán cómo funciona el mercado de una forma más sólida, más serena (con sus excepciones, como en todo) y los beneficios llegan igual, incluso, me atrevería a decir, que más consistentes y regulares. Bien, mi opinión personal.

Pues, siguiendo con el tema, tanto en los inicios de uno como de otro, tuve el mismo problema y aplicando la misma solución, se produjo la magia.

Primero de todo, analicemos. Tenemos miedo porque perdemos dinero, esa es la causa principal de activar esta emoción. Y ese miedo es el causante de muchos males en el trading.

Recordemos algunas operaciones que hemos hecho. Entramos al mercado, el precio se mueve a favor de nuestra posición, pero de repente se gira y empezamos a ver números rojos. Éstos cada vez son mayores y el precio está cada vez más cerca de nuestro stop (dando por supuesto que lo hay). Y allí sucede, se activa el miedo, no queremos perder la cantidad estipulada por nuestro stop. ¿Por qué?

Es evidente que a nadie le gusta perder dinero. Pero pensémoslo, ese stop lo hemos fijado nosotros en nuestro Trading Plan, está basado en un % de nuestro capital (el que tenemos en ese momento, si hacemos bien las cosas). Entonces, si hemos sido nosotros mismos que nos hemos fijado una pérdida de x dinero en cada operación, ¿por qué tenemos miedo?

Y ese miedo, ¿llegará a provocar algo peor, como mover el stop? ¿Y si consigue, incluso, que lo quitemos?

Después de varios cursos, libros, … lees, en los casos más conservadores, que no debes arriesgar más del 1% de tu capital en cada operación.

Bien, a esa conclusión llegué yo, después de la correspondiente formación. Preparas tu Trading Plan y en el apartado de Money Management, así lo indicas. Perfecto, te sientes bien, tienes en cuenta la gestión del riesgo (una parte de él, hay muchos más aspectos) y está reflejado dentro de tus reglas.

Entonces, ¿por qué me dolía tanto perder esa cantidad?

Hablo, para ser muy clara, de que estaba arriesgando 100 € en cada operación.

En el day trading, me dolía aún más por la rapidez con lo que eso sucedía, pero también me pasaba en las operaciones swing y éstas, se sucedían en unos días.

Y un día lo comprendí. Daba igual que el % que yo asignara como pérdida máxima por operación, fuera «correcto». Daba igual que lo marcara en rojo dentro de mi Trading Plan. Todo esto estaba bien, lo hacía bien. Pero el problema era, que yo no estaba preparada para asumir esa pérdida, yo no tenía la suficiente confianza en mi, en mi operativa, en mi capacidad como trader. Con lo que reflexioné, ¿qué cantidad monetaria me haría no sufrir cuando el precio se acercara a mi stop? Dicho de otra forma, ¿cuántos euros podía perder en cada operación sin que llegara a sentir nada, más allá de aceptar una pérdida, que es lo natural en este oficio?

Y eso lo cambió todo. Acepté bajar esa cantidad a 50 € y vi la luz.

Eso no me dolía. Claro está, que no incrementé las operaciones máximas que podía llegar a perder en un día, semana o mes, evidentemente. Esas variables las mantuve constantes.

Fue el hecho de aceptar que, aún no tenía la confianza en mi ni en mi sistema, puesto que no tenía ingresos regulares, no era consistente todavía y debía bajar la cantidad de dinero que podía perder en cada operación, porque eso me producía dolor y en alguna ocasión, algún susto.

Luego aprendí, en operativa swing, a gestionar las posiciones e incrementarlas cuando correspondía, con el resultado de incrementar beneficios, siempre con una gestión del riesgo acorde a mi capital y sobre todo, a mi gestión emocional. Pero eso, ya formaría parte de otro artículo más técnico.

Concluyendo, la gestión del riesgo no depende solo de lo que «debamos» hacer, según los manuales de Money Management, sea cual sea el % que os digan que es el más conveniente, depende de lo que nosotros seamos capaces de soportar para no activar el miedo, no activar el dolor de la pérdida, ya habrá tiempo con la experiencia y el incremento de confianza en uno mismo y en nuestro sistema, de poder aumentar ese % y adecuarlo a tu capital, pero si en un principio, no puede ser, toca bajarlo.

Podemos tener confianza en nuestro sistema cuando operamos en simulado, se ha probado durante X tiempo y funciona. Pero cuando entramos en real, las cosas cambian y mucho. Si cuando entramos en esa fase, perder nos duele más de lo normal, aparte de practicar técnicas de relajación antes de operar, preguntémonos ¿y si perdiera menos en cada operación «negativa»? ¿sentiría lo mismo?

 

 

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

De acuerdo con lo establecido por la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, doy mi consentimiento a que estos datos sean incluidos en el tratamiento de dato Usuarios y/o suscriptores web del que es titular Judith Julià Garcia, que puedan ser utilizados con las finalidades de Aportar conomientos a través de un blog y no podrán ser cedidos.

Declare así mismo estar informado sobre los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición que podré ejercitar.

 

Translate »