ELIGE EL TIPO DE OPERATIVA MÁS CONVENIENTE PARA TI

«Para elegir sabiamente en la vida uno debe escucharse a sí mismo, a su propio yo, en cada momento de su vida». Abraham Maslow.

Cuando empezamos en el trading, uno se decanta por un tipo de operativa u otro. Ello dependerá principalmente de qué le ha atraído de este mundo para empezar a formarse en él.

Podemos elegir operar a largo plazo.

Podemos decantarnos por el swing trading, donde las operaciones nos pueden durar algunos días e incluso semanas…

También podemos sentirnos atraídos por la operativa intradía, aquella donde abriremos y cerraremos nuestras posiciones en el mismo día.

A mi modo de ver todas son fascinantes porque me apasiona este mundo, pero no siempre podemos operarlas todas ellas. ¿Por qué? Porque cada uno de nosotros somos diferentes.

 

En primer lugar, tenemos unas circunstancias laborales y personales distintas. El trabajo (con sus horarios) y la vida familiar pueden condicionar mucho esa elección. A uno le puede gustar mucho una operativa intradía pero como no disponga de unas horas al día seguidas para estar delante de las pantallas, tal vez le sea difícil escoger esta modalidad.

En segundo lugar, cada uno de nosotros somos diferentes, tenemos personalidades distintas. Hemos de conocernos y saber también las principales dificultades que entraña cada una de las diferentes opciones operativas, para conocer cuál se podría adaptar más a nosotros. Si a uno no le gusta tomar decisiones rápidas y prefiere hacer las cosas de forma pausada, puede que el swing sea su mejor opción.

Sea como sea, lo importante es ser sinceros con uno mismo y ser realistas. Por mucho que nos guste un tipo de operativa, si ésta no se adapta a nuestra personalidad o a nuestra vida cotidiana, la insistencia en seguir con ella no nos traerá nada bueno. Probablemente no conseguiremos los resultados que buscamos, pues forzaremos situaciones y/o se nos escaparán otras. Ello, día tras día, minorará nuestra cuenta y nuestras confianza, apareciendo la frustración y el peligro de abandono. Y desde luego, no hay nada peor para una buena calidad de vida, que pasarnos nuestras jornadas viviendo en una espiral de ansiedad por no atraparnos y vivir pendientes del reloj.

Seamos sinceros con nuestra situación y dado que el trading nos da la posibilidad de poder elegir varias alternativas, elijamos la mejor para nosotros, la que encaje mejor con nuestra forma de ser. Escojamos el tipo de operativa que nos haga cómodo nuestro día a día, que permita compatibilizarlo con nuestro trabajo y con nuestra vida personal y familiar.

Ante ello a uno le puede surgir la duda: ¿Y puedo conseguir la misma rentabilidad en cada operación? ¿No ganaré más dinero con el intradía?

No tiene por qué. Pensemos que en una operativa intradía, al trabajar con marcos temporales inferiores (menos nobles) y al ser una operativa más recurrente, el riesgo a asumir en cada operación debería ser menor que lo que arriesgamos en el swing.

Si por ejemplo, tenemos un capital de 15.000 dólares y hacemos swing, se podría arriesgar un 2,5% del capital en una operación. Ello supondría asumir un riesgo de 375$ con el objetivo de ir a buscar, por ejemplo un ratio Riesgo-Beneficio fijo de 2, es decir, 750 dólares (pongo un ejemplo sencillo de gestión de la operación para hacer claro el ejemplo).

Si uno hace intradía, el riesgo por operación debería ser menor, quizás del 1%. En este caso, arriesgaríamos 150 dólares y si el objetivo es el mismo, un R2, buscaríamos una rentabilidad de 300 dólares.

¿Haremos menos operaciones con el swing que con el intradía? Probablemente sí, pero podemos obtener mayores ganancias con el swing en cada una de ellas y con un buen Trading Plan, se puede convertir en una operativa muy rentable.
También la nobleza en el movimiento del precio de los marcos temporales superiores puede que ello permita conseguir un ratio de acierto mayor en el swing trading.

Todo son suposiciones y posibles escenarios, pues hay muchas opciones. Pero resumiendo, no tiene por qué ser más rentable operar en intradía que en swing, teniendo en cuenta además que la misma operativa swing, puede en algún caso favorecer una mejor gestión emocional y ello conllevar mejores resultados.

Y técnicamente, ¿es posible analizando un mismo activo encontrar oportunidades en una misma zona que se puedan operar en ambas operativas?

Por supuesto, gracias a la fractalidad de los mercados descubierta por el matemático Benoit Mandelbrot (el movimiento del precio es similar en las diferentes escalas temporales o timeframes).

Veámoslo con un ejemplo en este vídeo:  https://youtu.be/BtsdcRw7AmI

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

De acuerdo con lo establecido por la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, doy mi consentimiento a que estos datos sean incluidos en el tratamiento de dato Usuarios y/o suscriptores web del que es titular Judith Julià Garcia, que puedan ser utilizados con las finalidades de Aportar conomientos a través de un blog y no podrán ser cedidos.

Declare así mismo estar informado sobre los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición que podré ejercitar.

 

Translate »