APRENDER A GANAR EN EL TRADING: ¿ES LO PRIMERO?

Se dice que en la vida «hay que aprender a llorar, para aprender a reír». Pasamos por momentos difíciles a lo largo de los años que nos hacen valorar más los buenos momentos, porque muchas veces no nos damos cuenta de lo felices o afortunados que somos hasta que perdemos algo o nuestra situación cambia. ¡Cuánto hemos aprendido este año! ¿Verdad?

Además, nuestras experiencias más dolorosas nos hacen daño mientras las vivimos, pero en muchas ocasiones podemos sacar grandes aprendizajes de ellas que nos harán dar un paso hacia adelante y ser mejores, en el ámbito que sea.

Y uno de ellos es en el trading.

En el artículo de esta semana quiero dar mi humilde opinión a considerar ganar en el trading, la prioridad número 1. Por supuesto, es importante hacer operaciones ganadoras, pues si eso nunca ocurriera o no fuera posible, no hace falta que empecemos en esto.

Pero, ¿es ganar lo primero que tenemos que aprender? No.

 

Cuando uno empieza en este oficio, pone todo su empeño en perseguir los beneficios. Nuestro foco y objetivo es este, ganar dinero. Es así, porque evidentemente es la meta final y también porque es lo que nos dicen y venden que seguro que ocurrirá si hacemos trading y ¡hasta en poco tiempo!

Esa persecución del dinero es la causa de muchos errores ya que forzamos «la máquina» en la búsqueda de ese sueño, avanzamos demasiado deprisa en ese camino hacia la consistencia que, precisamente si en algo se caracteriza, no es en la rapidez.

¿Cómo se manifiesta todo ello? Poco aprendizaje de la acción del precio, operar sin un sistema, sobreoperación para recuperar lo perdido, ansias por entrar operaciones… queremos acelerar el proceso actuando de la forma que justamente más lo va a alargar. Escogemos el camino largo y duro, porque esa elección seguro que traerá muchas lágrimas.

Llegados a este punto y sabiendo que debemos ir más despacio por este sendero del trading, ¿qué es lo que debemos aprender antes de aprender a ganar?

Pienso que dos cosas.

Primero. Aprender a perder. Si no aceptamos que este oficio está basado en probabilidades y por tanto, es imposible ganar siempre, no avanzaremos. Si nos encontramos en este punto, puede ser el inicio de una serie de errores que nos llevarán a escoger ese largo y duro camino. Cuando una operación se nos gire no lo aceptaremos y puede llevarnos a mover stops.

Cuando perdamos aparecerá la ira que podría hacer desencadenar la sobreoperación movidos por el deseo de recuperar. Y también y muy grave, como no aceptaremos perder porque no lo vemos como algo posible, creemos que hay algo en el sistema que estamos aplicando que no está bien. Buscamos el error, aquello que ha provocado la pérdida.

Y amigos, no siempre hay un error. El trading es probabilidad, uno tiene sus reglas para hacer operaciones que estadísticamente deben darte una probabilidad a favor, pero jamás te darán un 100% de operaciones con resultado positivo. Y esto lo debemos aceptar. No nos movamos en círculos buscando la perfección en nuestro sistema de trading porque no la encontraremos, no existe, por muy bueno que sea éste.

Este problema por el que todos/as hemos pasado en un momento u otro, hace que cada día cambies alguna pieza de tu sistema. Un día añadirás un indicador porque crees que es la solución a esos «errores». Otro día cambiarás el set-up por otro que te parece que confirma más tu entrada y puede evitar así que te salte tanto el stop…

Avanzarás en círculos buscando la perfección de algo que jamás será perfecto porque no puede serlo, ya que no depende de él exclusivamente el hecho de que consigas operaciones con un resultado positivo.

Tu foco no debe estar ahí. Tus esfuerzos deben estar dirigidos a buscar la perfección en ti. Ejecuta tu sistema de trading cumpliendo al 100% cada una de sus premisas. Aquí está el verdadero trabajo que debes hacer y que sí depende exclusivamente de ti.

Lo segundo que debemos aprender antes de aprender a ganar, es aprender a no operar. Nos cuesta horrores no estar en acción. El trading es el oficio donde más ganarás en cultivar una gran virtud, si consigues llegar a ser rentable: la paciencia.

Analiza, prepara bien tus gráficos y tus sesiones de trading. Ten claros aquellos niveles de precio y los movimientos de éste que se produzcan en ellos, que te permitan (con tu sistema) poder entrar operaciones. Busca fuerza en el precio y sigue tus reglas.

Y si el mercado no te da opción, no la busques y no la fuerces. Las ganas de operar y el aburrimiento (en aquellos días donde nada se mueve), nos hacen ver lo que no sucede. Nos hacen empezar a buscar hasta debajo de las piedras aquellas justificaciones que nos hacemos nosotros mismos, para poder entrar en el mercado. Cualquier excusa nos parecerá buena si ella nos puede dar el «permiso» para poder entrar.

Necesitamos que algo que creemos en ese momento objetivo y razonable, calme nuestra conciencia (porque en el fondo no queremos hacer mal las cosas) y nos deje operar. Pero en el fondo sabemos que no lo estamos haciendo bien. Y cuando las cosas terminan mal, que son la mayoría en esos casos, el sentimiento de culpa aparece y le sigue la frustración.

Y vuelta al punto de partida. Y así, día tras día y mes tras mes.

Dos objetivos tenemos por delante que conseguir, antes de aprender a ganar.

Aprendamos a perder y a no operar. Con esfuerzo y constancia trabajando estos puntos, el camino que elegiremos hacia nuestro objetivo de ser rentables será el más corto, sin olvidarnos jamás que ese camino nunca será rápido ni fácil, pues nos enfrentamos con algo mucho peor que los mercados, con nosotros mismos.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

De acuerdo con lo establecido por la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, doy mi consentimiento a que estos datos sean incluidos en el tratamiento de dato Usuarios y/o suscriptores web del que es titular Judith Julià Garcia, que puedan ser utilizados con las finalidades de Aportar conomientos a través de un blog y no podrán ser cedidos.

Declare así mismo estar informado sobre los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición que podré ejercitar.

 

Translate »